miércoles, 10 de abril de 2013

Salmo (Guillermo Barber Soler)




 http://3.bp.blogspot.com/-e9YAtGrtxqk/UPw2HaUHMWI/AAAAAAAAE1s/aG_Gjpxdk90/s1600/cantar-de-cantares-1-5_jpg.jpg




Entre tus piernas he visto al Señor.
El Dios de la vida habita en tu piel.
Tus dedos ágiles tocan su música
y huelo su perfume en tus cabellos.


Mi aliento se confunde con el tuyo;
un solo soplo nos mantiene vivos.
El fuego nos atraviesa, nos inunda:
es el Espíritu, el brillo de tus ojos.


Tu voz canta al Dios de la música,
y tus labios son la ventana al Cielo.
En el horizonte de mis abismos veo al Señor:
Él no deja de decirme tu Nombre.


Bailás al ritmo de los nueve coros,
y sobre tu carne reposa mi alma.
¡Vení a mí, vení cerca, amor mío!
¡Está en nosotros el Dios de la vida!


En la oscuridad busqué a mi Señor.
Su Luz brillaba en lo recóndito de mi alma.
Él me prometió la inmortalidad,
y me extendió tu mano para salvarme.

 Guillo Barber Soler

5 comentarios:

  1. ¡Muy bueno Guillo! El amor humano como lugar de manifestación privilegiado del Dios Amor. Como dice Alonso Schökel en su Comentario al Cantar de los Cantares: "Dios es Amor (1Jn, 4, 8.16). No se ha dicho cosa más alta de Dios. Ni del amor" Y la nupcialidad aparece a menudo como imagen y Símbolo del Reino. Un Reino que se "siente" intensamente.
    Me gusto mucho tu salmo.
    Creo que hay que recuperar ese costado sagrado del amor que esta siendo tan abaratado.

    ResponderEliminar
  2. EXCELENTE GUILLO!!!!

    Esta parte me gusto mucho:

    Mi aliento se confunde con el tuyo;

    un solo soplo nos mantiene vivos.

    El fuego nos atraviesa, nos inunda:

    es el Espíritu, el brillo de tus ojos

    MAX HUNICKEN

    ResponderEliminar
  3. Guillermo:Muy bueno, me encantó.Gracias

    ResponderEliminar
  4. Está muy bueno y lleno de vitalidad.

    ResponderEliminar
  5. Muy bella poesía! Gracias!

    ResponderEliminar